¿Os queréis casar conmigo?

Antes tengo mucho que hacer: vestir al novio, vestir a la novia, no dejar ningún detalle sin fotografiar, los zapatos, el ramo…, y, por supuesto, capturar tantos momentos emotivos…


Ahora sí, ya podemos ir a casarnos.


Cuando terminemos la ceremonia, unos posados. ¿O preferís dejarlos para la posboda?


Y después… ¡que comience la fiesta!